Veinte minutos para salir del motel y pensamos en echarnos el de despedida

Una amiga me habló para decirme que quería ir a comer y por unos tragos, la llevé a un lugar donde los cocteles estaban increíbles y tras un par de cosmopolitans y unos bocadillos de langosta me dijo que ya había cortado con su novio y que se sentía muy arrecha, a mi casa no podíamos ir porque estaba alojando a un amigo y ella tenía a su madre de visita en la ciudad así que nos fuimos a un motel, pedimos una habitación y estuvimos cinco horas ahí, culeamos tan intenso que hacíamos varias pausas para charlar sobre situaciones diversas hasta que ella quedaban veinte minutos para salir y aprovechamos para echarnos el de despedida, no sé si era por saber que ya nos teníamos que ir pero ella se puso mucho más intensa en esos minutos.