Lo único que mi mujer esperaba cuando llegara del trabajo es que le diera en cuatro

Pasaba demasiado tiempo en la oficina desde que me había vuelto director de una división en una compañía de seguros, mi esposa se estaba volviendo loca al respecto, aunque los lujos le gustaban y empezaba a acostumbrarse, ella extrañaba el sexo y me lo recordaba seguido, sobretodo a la hora de la comida, ayer llegué muy tarde, ya había caído la noche y ella estaba en nuestra habitación viendo la televisión, aburrida, se acercó a mi oído y me dijo que estaba arrecha, que tenía ganas de que la cogiera en cuatro porque tenía mucho tiempo sin hacerlo, le di una buena culeada que se sintió más relajada.