Lo único que le gustaba más que el perreo era tener sexo conmigo solamente

Algo tenía esta chica que le gustaba tanto mi verga, prácticamente para ella yo era irresistible y me daba buenos momentos de intensidad, le marqué por télefono anoche para saber que estaba haciendo y me dijo que nada, la invité a mi casa a ver algunas cuantas películas por Netflix y aceptó a venir, cuando llegó nos preparamos para tener un buen momento acurrucados, tenía ganas de ir a la discoteca pero me dijo que lo único que le gustaba más el perreo era tener sexo conmigo así que prefirió eso y se desnudó muy rápido, terminé metiendosela como todo un caballero y al final se la pasó mejor de lo que se la hubiera pasado en la discoteca.